Con juegos, música y diversión, más de 600 productores cafeteros comprobaron por qué es importante conservar el suelo

17 enero 2018

Las actividades, denominadas “Días de campo” fueron organizadas para diferentes comunidades de los departamentos de Cauca, Risaralda y Valle en Colombia.

Dos de los retos de la caficultura Colombiana son la recuperación y el cuidado del suelo. La erosión, el efecto de la lluvia, las malas prácticas de conservación del mismo, la pérdida de la materia orgánica y problemas de acidez afectan no sólo la productividad, sino la sostenibilidad de la finca cafetera. 

Por ello, Solidaridad y la Plataforma Global de café, organizaron actividades en varios municipios del país para traer conciencia sobre el tema entre los caficultores y sus familias.

Una propuesta diferente

“El lema fue poca información y mucha diversión” explicó Juan Manuel Cornejo, Coordinador de proyectos del programa de café de Solidaridad en Colombia, quien lideró la iniciativa. 

Se trataba de días enteros llenos de actividades lúdicas, organizados para las comunidades y con su ayuda, en los que los protagonistas eran niños, mujeres y hombres pertenecientes a familias caficultoras. 

La idea era muy simple: nada de power point, ni de salones, ni de sillas, ni de tableros. Todo giraba en torno a estaciones por las que se movían los asistentes y en las cuales se comprobaba por qué eso que dicen de cuidar el suelo, no sólo es importante sino que es cierto.

Comunidades de los Municipios de la Sierra, Rosas, Cajibío, el Dovio y Marsella terminaron los Días de campo con un mensaje corto pero contundente: “El suelo es fácil de perder y muy difícil de recuperar, por eso hay que conservarlo”.

¿Cómo lo comprobaron?

En el programa de café de Solidaridad en Colombia creemos que lo que más mueve a las personas son las emociones. Por eso la idea central de los Días de campo tenía que ver con experiencias prácticas que les permitieran a los agricultores y sus familias no sólo divertirse sino sorprenderse. 

Al ritmo de la Chirimía, un grupo local que tocaba música folclórica, los asistentes pasaron por estaciones como la de la Fábrica de Suelos en la que tenían que raspar dos piedras durante 5 minutos y pesar los residuos que esto produjera. Con ello calculaban cuánto se puede tardar la naturaleza en producir una hectárea de tierra de 20 cm de profundidad. Aunque las cifras variaron entre 120 y 700 años, quedó claro que el proceso es todo menos rápido.

Otra estación llamada Erosión por lluvia y mala cobertura consistía en regar agua en dos cajones, uno lleno únicamente de tierra y el otro con tierra pero protegida con coberturas vegetales como pasto y hojas. El resultado era que el agua que salía del primer cajón se llevaba toda la tierra con ella, mientras que la del segundo cajón salía igual de limpia a como había entrado, demostrando la diferencia de los efectos de la lluvia en suelos protegidos y no protegidos.

Estaciones adicionales como la de los títeres, la de la pintura y la de “Árboles y materia orgánica” les permitieron a los agricultores comprobar la importancia del trabajo en equipo para cuidar el suelo y los recursos financieros que se pueden ahorrar aplicando buenas prácticas de cuidado del mismo.

Con iniciativas como estas, Solidaridad quiere probar que es posible hacer las cosas de manera diferente y divertida y que la prioridad no es cumplir con las buenas prácticas sino entender por qué es importante cumplirlas.

Sabías qué

  • El 40% del territorio continental colombiano presenta algún grado de erosión y el 54% de las cuencas del Cauca y Magdalena, donde se ubica la mayor área sembrada en café, presentan erosión severa.
  • Estas actividades fueron financiadas por la Plataforma Global de Café y diseñadas e implementadas por Solidaridad.
  • Las metodologías utilizadas hacen parte de los recursos de la plataforma virtual de aprendizaje Agrolearning que está al servicio de los miembros de la Plataforma de Comercio Sostenible.
  • Información de Contacto

    Carlos Isaza

    Gerente Programa Café Colombia