La sostenibilidad paseó por la Feria Internacional del Libro de Bogotá

18 abril 2016

Solidaridad participó en un estimulante conversatorio que giró en torno a la cooperación internacional entre Los Países Bajos y Colombia, un factor que se ha vuelto esencial en el camino hacia el desarrollo y que confirma que la unión hace la fuerza.

Colombia y Los Países Bajos tienen una relación de más de 50 años. Son amigos, aliados  y socios estratégicos. Trabajan en equipo para conseguir objetivos comunes. Hacen pactos con el objetivo de construir un mundo mejor. Por esta razón, en el marco de la Feria del Libro, con Holanda como invitado de honor, la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC) realizó un conversatorio para celebrar esa relación bilateral que cada año es más fuerte y productiva.

El tema central del evento fue la cooperación entre estos dos países, que por muchos años se concibió como un proceso en el que Colombia estiraba la mano para pedir recursos a Holanda, un reino ubicado en la posición de donante generoso y privilegiado. Sin embargo, hace cinco años, la embajada le dio un giro a la estrategia. El progreso económico de nuestro país en la primera década del siglo XXI se convirtió en una oportunidad para que los europeos hicieran una transición de una política de ayuda a una de comercio. El objetivo no es simplemente dar, sino aprovechar el poder de las alianzas.

Este contexto permite entender más claramente la posición de las instituciones que participaron en el encuentro que se llevó a cabo el 27 de abril en el pabellón de Holanda ubicado en Corferias. Sentados sobre dos curiosas sillas elaboradas con libros, estuvieron el Embajador de Los Países Bajos en Colombia, Robert van Embden, y el Director de APC, Alejandro Gamboa. También asistieron Jan Willem van Bokhoven, Director de la Cámara de Comercio Colombo-Holandesa (Holland House); Jan T. Bestebreurtje, fundador de la Cámara de Comercio Colombo-Holandesa; Ómar Rojas, de  ICCO Cooperación Sudamérica para Colombia, y Andrea Olivar, Gerente de Solidaridad en Colombia.

Durante una hora y media, los participantes conversaron sobre seguridad alimentaria, agricultura, medio ambiente, manejo del agua, urbanismo, responsabilidad social empresarial y sostenibilidad, entre otros temas relevantes para los dos países. Siempre teniendo como foco la importancia de crear alianzas y de reunir los esfuerzos de los sectores público y privado, la sociedad civil y la academia. Porque la unión hace la fuerza.

A pesar de que fue un espacio en el que primaron los temas comerciales, la sostenibilidad se abrió campo imponente, ya que uno de los retos de la embajada es fortalecer las cadenas de valor sostenibles, para lo cual ha trabajado de la mano con Solidaridad. Este tema se ganó un lugar privilegiado en la charla, ya que invertir en lo sostenible no implica filantropía, como podría pensarse. La sostenibilidad es un camino a la rentabilidad. “La sostenibilidad es como el amor, no hay una explicación real de lo que significa, cada cual le da su definición –explicó Jan T. Bestebreurtje–. Pero desarrollar cadenas sostenibles puede repercutir en relaciones comerciales duraderas, efectivas y competitivas que permiten mejorar el desarrollo económico de un país. Son un factor de negocio”.

Por esta razón, el embajador resaltó la importante labor que ha adelantado en alianza con Solidaridad, bajo la sombrilla de la Plataforma de Comercio Sostenible (PCS), para hacer del café, la palma de aceite, las flores y el banano sectores altamente sostenibles. Asimismo afirmó: “Pensando en una situación de posconflicto, escogimos estratégicamente estos cuatro productos como futuros sustitutos de cultivos ilícitos”.

Andrea Olivar, por su parte, agregó: “Holanda ha sido un donante poco tradicional. Hemos concebido juntos la idea, pero también la hemos cambiado y la hemos mejorado. Eso es bastante inusual. La PCS es uno de los ejemplos del futuro de la cooperación. Hemos logrado grandes avances en cadenas productivas que tienen un gran potencial para Colombia. Ellos adelantaban esfuerzos en sostenibilidad pero estaban trabajando de forma desconectada e ineficiente, así que nosotros intentamos crear un espacio con actividades concretas para que ellos pudieran trabajar juntos y así tener mucho más impacto”.

Adicionalmente, Olivar reiteró el interés de este proyecto en el posconflicto: “Con el sector privado ya nos estamos preparando para ver cómo vamos a reintegrar esas personas para que puedan trabajar en cadenas de suministro. Es interesante analizar experiencias exitosas, como las de algunas organizaciones del sector bananero en Urabá, que ya han reinsertado personas en la cadena”.

Así, a lo largo del conversatorio los asistentes compartieron sus casos de éxito en el ámbito de la cooperación internacional, cuya relevancia se traslada hacia el futuro; especialmente en nuestro país, donde la posible firma de un acuerdo de paz podría derribar barreras comerciales pero también plantear desafíos que será más fácil enfrentar en equipo. Jan Willem van Bokhoven destacó que Holanda es actualmente el quinto destino de Colombia en la exportación de productos, lo cual ratifica su importancia para los Países Bajos, así como el poderoso valor agregado que puede aportar la cooperación para impulsar el crecimiento mutuo y lograr verdaderos avances encaminados al desarrollo.

  • Información de Contacto

    Andrea Olivar

    Coordinadora Programa Internacional Café