Opinión | Agricultura 4.0: impacto de la inteligencia artificial y las tecnologías disruptivas en el sector agrícola

23 abril 2019

La Agricultura 4.0 (o Smart Farming / Digital Farming) es la digitalización de las zonas rurales, la integración entre máquinas, hombre y tecnologías digitales de vanguardia. La digitalización de los procesos de producción va más allá de la simple mecanización del campo: las operaciones y las decisiones ahora se guían en función de los datos tomados del clima, la tierra, los cultivos, etc. ¿Cuál es el principal resultado de todo esto? Mayor eficiencia en el campo, menores costos y mayor productividad. Sin embargo; ¿cuán democrático ha sido este auge de la agricultura 4.0 considerando el universo de los productores rurales en su conjunto, y no solo los grandes y altamente capitalizados?

Este fue uno de los puntos principales discutidos en el evento Agricultura 4.0 - Impacto de la inteligencia artificial y las tecnologías disruptivas en el sector agrícola -, organizado por FGV Agronegócios el 22 de abril en São Paulo. Si, por un lado, me alivia que este tema haya sido planteado por el público y respaldado por líderes de opinión como Roberto Rodrigues, Coordinador del Centro de Agronegocios FGV-EESP y Ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento entre 2003 y 2006, por otro lado, me preocupa que los obstáculos para evitar una 'concentración tecnológica' en el campo sean cada vez más difícil de sortear.

La revolución de la digitalización en el mundo rural ya está sucediendo y es un camino sin retorno. Brasil es uno de los países con el mayor número de ag-techs en el mundo, un estudio reciente de SPVentures  mapeó casi 400 nuevas empresas en el área, en más de 30 áreas de actividad.

Agrishow, uno de los mayores eventos de agronegocios del país, se convirtió en el escenario para la promoción de maquinaria 100% IoT. Roberto Rodrigues citó el ejemplo de una máquina conectada a numerosos dispositivos capaz de alcanzar las 500 hectáreas por día. "Pero ahora, no hay suficiente internet en los campos", dije un agricultor interesado en el producto. "No hay problema, vendimos la torre con la maquinaria". ¿Para el gran productor? Buen trato, para el pequeño un sueño lejano e inaccesible.

Este fue uno de los temas planteados durante la discusión del evento. Parte de la audiencia consideraba que había que difundir tanta tecnología como fuera posible entre los grandes, confiando en que en algún momento los pequeños también tendrían acceso a ella (“... para un comerciante es muy costoso acceder al pequeño. Nos centramos en aquellos que generan más volumen ".). Por otro lado, los participantes señalaron su consenso acerca de que el pequeño no puede quedarse afuera.

Es en este escenario de concentración tecnológica que surgen nuevas oportunidades, incluida la oportunidad para que las organizaciones del tercer sector y las autoridades públicas actúen juntas para facilitar el acceso de los "excluidos digitalmente" a la revolución digital. Pero, ¿cómo hacer que esto suceda, cuando la gran mayoría de las agencias gubernamentales, ONG y fundaciones todavía están comenzando a comprender cómo usar los datos para respaldar sus propias intervenciones? ¿Cuándo el mundo de Big Data exige habilidades que aún no han sido incorporadas por la gran mayoría de las organizaciones?

Los datos solo se convierten en una mercancía si se sabe qué hacer con ellos. Hoy, con IoT y este diluvio de datos, incluso los productores tecnificados, que tienen equipos para trabajar con esta información recopilada en el campo o pueden contratar servicios especializados, terminan "ahogando" con tanta información.

Solo, el pequeño productor no puede romper esta burbuja digital. El tercer sector tampoco podría abordar este problema por sí solo, no mientras lucha por analizar de manera asertiva sus propios datos. ¿La respuesta? Algo obvio, pero aún poco explorado entre nuestros pares en la lucha por la inclusión de los menos ricos: asociaciones con técnicos agrícolas y el entendimiento de que juntos el tercer sector y las nuevas empresas pueden impactar positivamente en el campo.

En Solidaridad hemos estado trabajando en el campo de la inclusión tecnológica en el campo desde 2012, buscando nuevos socios y desarrollando soluciones digitales internas enfocadas en la mejora continua de los productores y la eficiencia de la asistencia técnica.

Más información sobre Farming Solution, la primera aplicación desarrollada por Solidaridad para apoyar la mejora continua de los productores rurales disponible aquí: https://solidaridadfarmingsolution.org/farming-solution

  • Información de Contacto

    Juliana Jacobowiski

    Analista de Datos