• A través de la alianza con el productor de chocolates Bean to Bar, Casa Lasevicius, se vendieron tres toneladas de cacao de Tuerê al triple del precio de mercado. Asimismo, en el VI Festival Internacional del Cacao y el Chocolate de Belém do Pará, los tres primeros premios de la categoría de chocolate intenso (70% cacao), y los dos primeros de la categoría de chocolate con leche (50% cacao) fueron para participantes del programa. Desde el comienzo del programa en 2015, los productores han mejorado -en promedio- su productividad en un 37%, y aumentaron sus ingresos brutos provenientes del cacao en un 58%, en comparación con la línea de base.

  • Zezinho es uno de los productores de cacao del asentamiento de Novo Repartimento, en Brasil. Sus almendras ganan un premio de calidad y son utilizadas para crear el primer chocolate de Tuerê que llega al Salón del Chocolate en París. 

  • Solidaridad e Imaflora desarrollan una calculadora de carbono que proporciona evidencia para demostrar que es posible producir con un balance neutral de carbono en la Amazonía, y que la agricultura familiar es relevante para las estrategias de mitigación públicas y privadas. Los resultados de las mediciones se publican en un  estudio que es seleccionado para la 24ª Conferencia Anual de Yale de la Sociedad Internacional de Silvicultores Tropicales en 2018.

  • Solidaridad, Cargill, el gobierno municipal de Novo Repartimento y el estado de Pará, en el norte de Brasil, desarrollan un programa de cacao sostenible en el Amazonas. El propósito del mismo es promover modelos agro-forestales que combinen el cultivo del cacao con otras especies nativas y ofrezcan un ingreso a pequeños productores familiares. 

  • Se lanzan iniciativas de apoyo a asociaciones de productores para alcanzar la certificación Utz Certified y Rainforest Alliance junto a ADM, Cargill y Nestlé para aumentar la oferta de cacao sostenible. En Brasil se apoya la certificación de pequeños productores en el estado de Bahía.

  • Dada la gran demanda de cacao sostenible, el programa de Solidaridad se extiende a Ecuador y Brasil donde se inicia la formación de formadores.